Argentina ¿Sin argentinos?: La urgencia de revertir la despoblación

Publicado por Luciano Falcinelli
2 de julio de 2024

El Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con 14 millones de habitantes en 14.000
km², concentra a casi 1 de cada 3 argentinos en apenas el 0,5% del territorio.

Image Not Found


Esta realidad convierte al resto del país, sin el AMBA, en un vasto territorio con una
densidad poblacional similar a la de las naciones más despobladas del mundo, con una
densidad poblacional de tan solo 11,5 habitantes por km².

Image Not Found

Image Not Found


Argentina es uno de los países más grandes y menos habitados del planeta (densidad por km²). Australia, Rusia y Canadá también tienen una densidad poblacional muy baja, pero se estima que entre el 70% y el 80% de los territorios de estos países son inhabitables debido a desiertos y climas extremos. En Argentina se calcula que ese valor es menor al 40% de la superficie del país (el desierto patagónico).
Esta situación plantea un doble desafío: por un lado, el riesgo de no aprovechar el potencial
productivo de un vasto territorio; por otro, la dificultad de ejercer soberanía efectiva sobre
áreas poco pobladas. Podríamos recordar a Alberdi, primer redactor de la Constitución
Nacional Argentina, quién afirmó que “la población es la medida de la prosperidad
nacional” y que “con la población aumenta la producción, el consumo, el comercio, la
riqueza y el poder de la nación”1. Además, esta despoblación plantea serias preocupaciones
sobre la soberanía nacional y la capacidad de proteger y desarrollar efectivamente nuestro
extenso territorio. Un territorio despoblado es un territorio vulnerable, tanto desde el punto
de vista económico como geopolítico. Los fundadores de la Patria vieron la necesidad de
poblar el país desde el primer momento: “La población es la fuerza de los Estados” decía
Belgrano corriendo el año 1810, año de la Revolución de Mayo.2
Sin embargo, Argentina enfrenta una doble amenaza: la emigración masiva de los últimos
años y una caída drástica en la natalidad, que encienden alarmas sobre el futuro
demográfico del país en este siglo.
La falta de registros oficiales sobre la emigración dificulta dimensionar el problema. No
obstante, estimaciones sugieren que hasta un millón de argentinos podrían haber emigrado
en las últimas dos décadas. Datos oficiales, como los revelados por el ex Jefe de Gabinete
2 Belgrano, M. (1810). Correo de Comercio.
1 Alberdi, J. B. (1852). Bases y puntos de partida para la organización política de la República
Argentina.
Posse, indican que, tan solo entre 2013 y 2023, 60.000 argentinos se radicaron en España,
Italia, Estados Unidos y Chile. Solo durante la pandemia se mudaron unos 45.000
argentinos.
La caída en la natalidad es quizás el indicador más alarmante de la despoblación en
Argentina. En apenas una década, la tasa de natalidad se ha reducido a la mitad, una cifra
que se agrava al considerar el error de estimación del censo de 2010. Las proyecciones
oficiales de aquel año anticiparon 3.698.813 niños de 0 a 4 años para 2021, pero el censo
de 2022 reveló una cifra de 2.846.550, un 23% menos. Este dato no sólo pone de
manifiesto la gravedad de la situación, sino que también plantea interrogantes sobre la
eficacia de las políticas públicas implementadas en la última década.

Image Not Found


El gráfico anterior muestra la proyección de largo plazo que realizó el INDEC en el año
2010, estimando una clara tendencia a la baja de la población de 0 a 4 años, pasando de
aprox. 3.750.000 niños en 2016 a casi 3.500.000 en 2040. Esto proyecta una clara caída de
la natalidad, pero además el error de pronóstico es tan grave que sólo diez años después, la
población censada arrojó menos de 2,85 millones de niños. La magnitud de estos errores
de estimación se visualiza claramente en el siguiente gráfico. La diferencia entre la
proyección poblacional para el 2021 y la población censada es abismal. Mientras se
esperaba que aumentara la población de 0 a 9 años respecto a los mayores de 10 años
(aprox. 7.455.000 habitantes nuevos de 9 años o menos), la información censal arrojó una
caída significativa: hay 6.445.000. Hablamos de 1 millón de habitantes menos.

Image Not Found


La diferencia entre la proyección y la realidad es aún más evidente al comparar los grupos
de 0 a 4 años y de 5 a 9 años. En 2010, se preveía una leve disminución del 1,5% en el
grupo más joven. Sin embargo, los datos del censo revelaron una caída del 21%, lo que
sugiere que la crisis demográfica podría llegar mucho antes de lo previsto.

Image Not Found


Argentina emprendió un camino hacia la despoblación. Es un hecho, y tenemos que revertirlo. Ya lo dijo Belgrano: “Un país extenso y despoblado es como un cuerpo sin alma.”3. No dejemos que Argentina pierda su alma. Argentina necesita políticas públicas que fomenten la natalidad, desalienten la emigración y promuevan una inmigración hacia el vasto territorio despoblado. Necesitamos “reconquistar el desierto”, no con las armas, sino con familias.